Contraste
Reducir letra
Aumentar letra
Centro de relevo

Desarrollo del diálogo

Reconoce

El primer momento es de preparación para el diálogo. Gran parte del éxito en la implementación de la Estrategia Avanza depende de la representatividad que tiene los actores y la legitimidad para la toma de decisiones.

Paso 1. Levantamiento del mapa de actores

Consiste en una técnica cualitativa para identificar intereses y ponderar niveles de influencia de las partes implicadas. Ofrece un diagnóstico general que permita Identificar interlocutores válidos presentes en el territorio, (individuos o grupos que pueden afectar o verse afectados por la propuesta), su poder en la toma de decisiones, su interés en la problemática y la posición que podrían adoptar al respecto.

El mapa de actores es un mapa de oportunidades y conflictos. Es nuestro primer instrumento de trabajo. Nos ofrece la información necesaria para la convocatoria de los actores que participan en el diálogo.

Paso 2. Levantamiento de la línea de base

En el proceso de construcción del mapa se identifica también el tipo de información que interesa a los actores y que requiere ser complementada. Es decir, a partir de los temas que manifiestan como relevantes para abordar en la instancia de dialogo, se procede a recabar información de fuentes secundarias de modo tal que se disponga de manera permanente de dicha documentación. Esta información debe actualizarse continuamente y es el equipo operativo central de Avanza el principal, no el único, responsable de esta tarea.

Paso 3. Convocatoria

El mapa permite contar con una suerte de banco de actores a convocar. Esta actividad requiere ser liderada por un actor o actores que cuenten con la credibilidad suficiente para despertar el interés por participar. Convocar en este caso no consiste tan sólo en una invitación, se trata de generar en los convocados una disposición real y efectiva de participar en tanto reconocen y aceptan la importancia de su presencia como representantes del sector al que pertenecen.

Paso 4. Comunicar para apoyar el diálogo

En este punto, resulta fundamental informar quiénes son los actores que han aceptado participar en el diálogo y los motivos que los llevan a hacerlo. Por supuesto, los canales a los que se recurra para llevar esta información dependerán de las particularidades de cada contexto.

Confía

La construcción de la confianza y su mantenimiento se ven sujetos a muchos factores determinantes. En tal sentido, se trata de un tema frágil y a la vez, en el motor y la garantía para que los diálogos puedan resultar exitosos, . Estas son algunas pautas para la generación e confianza:

Actividad 1. Establecer reglas del juego claras y compartidas

Cuanta más claridad y organización conceptual, más probabilidad de emprender un diálogo tripartito verdadero. Es en este punto que los actores definen quién será el facilitador del diálogo, los temas posibles -no imposibles- a tratar y los diferentes aspectos operativos del proceso resolviendo al menos los siguientes aspectos:

  • Con qué regularidad se van a reunir

  • Cómo van a tomar las decisiones

  • Qué pasa cuando no hay acuerdos

  • Cómo se van a registrar los acuerdos

  • Cómo se va a dar cuenta de los acuerdos

  • Cómo se van a formalizar los acuerdos

Actividad 2. Habilitación de los actores para el diálogo

Consiste en las diferentes maneras de equilibrar las capacidades y competencias de los actores que participan en el diálogo y, por lo general, se enfoca hacia los grupos o individuos menos poderosos. Las actividades de fortalecimiento de capacidades para el dialogo consisten fundamentalmente en capacitaciones y acciones de nivelación de información relevante pero también en el desarrollo de competencias de interlocución y negociación.

Actividad 3. Comunicar para facilitar el diálogo

En este punto se trata de comunicar, de manera oportuna y clara, las reglas del juego y sus contenidos. Se recomienda disponer de recursos pedagógicos que reiteren y refuercen lo acordado.

Acuerda

Actividad 1. Construcción de un diagnóstico compartido

El diagnóstico compartido es un instrumento metodológico resultado de un ejercicio colectivo. Permite a los actores disponer de un conocimiento real y concreto de una situación -o situaciones- sobre la (s) que se desea intervenir, como también identificar elementos, oportunidades y limitantes a tener en cuenta para resolverla (s).

El diagnóstico constituye el primer acuerdo formal de la instancia de diálogo. Bien hecho y completo, cumple las siguientes funciones o requisitos:

  • Informa sobre los problemas y necesidades existentes.

  • Responde al porqué de esos problemas, intentando comprender sus causas y efectos, así como sus condicionantes.

  • Identifica recursos y medios para actuar.

  • Determina prioridades de intervención de manera consensuada.

  • Establece estrategias de acción, con el fin de responder a los cambios de comportamiento de las variables externas.

  • Da cuenta de los factores que pueden aumentar la factibilidad de dicha intervención.

Actividad 2. Construir una visión compartida

En este espacio tripartito, cuyos integrantes pertenecen al sector gubernamental, al sector productivo y a las comunidades, es corriente que los intereses, perspectivas y creencias sobre diversos temas sean diferentes e incluso opuestos. Sin embargo, se pretende es avanzar en la construcción de una visión compartida, fundamentada en la convicción de que este espacio es posible, funciona y aporta a la sociedad en la medida en que cada uno por sí mismo no podría lograr. Lo que subyace a la fórmula juntos vamos mejor se constituye en el propósito de este momento metodológico; se trata de que los integrantes del diálogo valoren y validen la existencia de una visión común y explícita con la cual todos se sientan comprometidos y que va más allá de los intereses propios y del sector que representan.

Actividad 3. Establecer objetivos, prioridades realistas y acciones por objetivo para el logro de los cambios

Es momento que toma la mayor cantidad de tiempo dentro del proceso. Su propósito es procurar la convergencia de voluntades y actitudes, determinando o resolviendo asuntos mediante la definición y conciliación de puntos de vista e intereses distintos y a veces contradictorios.

En este momento, los sujetos del diálogo, con el acompañamiento del facilitador y sobre los resultados del diagnóstico compartido, realizan un ejercicio de planificación conjunta para acordar objetivos, priorizar y desarrollar acciones posibles para el cambio en un tiempo determinado, y definir recursos de los que disponen para lograrlo. El desafío es buscar resultados, a corto plazo, con los recursos disponibles y acordes con las expectativas de la gente.

Actividad 4. Construir un mapa de resultados por objetivo/prioridad

Un mapa de resultados (denominado a veces árbol de resultados) es esencialmente el reverso del árbol de problemas. Un principio clave para desarrollar este mapa es retroceder a partir del resultado positivo. Las partes interesadas pueden comenzar con el resultado positivo identificado en el paso previo, es decir, tomar la declaración que establece cómo debería ser la situación una vez que se resuelva el problema principal del tronco del árbol. En este contexto, resulta fundamental jerarquizar acciones, priorizando aquellas a emprender a corto plazo. El mapa a su vez debe incluir de manera explícita los hitos que definen cuando un resultado es alcanzado como también los medios de verificación (evidencias que se necesitan para comprobar el logro de resultados).

El mapa de resultados puede necesitar con el tiempo más reflexión y documentación explicativa. Además, es susceptible de cambiar a medida que los sujetos del diálogo obtienen información nueva o en la medida en que comienza el proceso de implementación de las acciones. Por tanto, el grupo debe estar abierto a mirar de nuevo y revisar continuamente la herramienta.

Actividad 5. Comunicar para fortalecer el diálogo

En este momento se requiere intensificar las acciones de comunicación, en tanto el propósito prioritario es visibilizar los acuerdos, incrementando así el conocimiento sobre el proceso de diálogo, su legitimidad y en consecuencia, el apoyo ciudadano.

Responde

Esta etapa es relativamente ajena al proceso en cuanto no siempre supone la participación de los sujetos dialogantes sino de todos aquellos a quienes se ha delegado la ejecución de las acciones definidas en la instancia de diálogo. Por ejemplo, puede suceder que el municipio no cuente con el personal capacitado para proveer la asistencia técnica requerida para cumplir con el diseño y la ejecución de alguna de las acciones acordadas. En este caso, el apoyo de las empresas resulta útil para acceder a personal especializado que brinde el soporte requerido. En igual sentido, puede ocurrir que acciones definidas a nivel local requieran de la gestión del equipo operativo central para ser canalizadas hacia la instancia central de toma de decisiones definida por Avanza a fin de que puedan ser viabilizadas.

Actividad 1. Establecer “logros tempranos”

Resulta fundamental el logro de resultados tempranos y ello, entre otras cosas, porque no hay peor instancia de dialogo que aquella que no puede mostrar a la sociedad y a los sectores allí representados la obtención de resultados discutidos y consensuados, que además tengan impacto. La orientación hacia resultados tempranos constituye un elemento clave de éxito y de la construcción y mantenimiento de la confianza.

Actividad 2. Comunicar para fortalecer el diálogo

Se debe estar atento a identificar y comunicar en el momento indicado los resultados, grandes y pequeños, que se vayan obteniendo en la ejecución de la Estrategia. Hacer de estos resultados un hito, es decir, un hecho con valor histórico para la memoria colectiva, es un reto de las comunicaciones.

Actividad 3. Monitoreo y evaluación compartidos

El seguimiento y la evaluación son esenciales para la implementación eficaz de los acuerdos, para apoyar la rendición de cuentas y el aprendizaje social. Sólo a través de un seguimiento y una evaluación eficaces, los actores, los sectores que representan y la sociedad, en general, podrán saber si se han logrado los resultados deseados o si es necesario emprender acciones correctivas para apoyar su consecución.

En este contexto, monitorear y evaluar reviste una dimensión técnica que realiza la secretaría técnica, y una dimensión social a cargo de la instancia de diálogo. El seguimiento global de la Estrategia, a cargo del equipo operativo central del Ministerio del Interior, como se ha señalado, busca el mejoramiento continuo de la metodología como también sistematizar “buenas prácticas” con el objeto de compartir aprendizajes entre las diferentes instancias de diálogo que operan a nivel nacional.

El monitoreo no consiste tan sólo en supervisar que se cumplan los acuerdos (hitos), sino también en dar cuenta del aprendizaje social de modo tal que sea posible conocer, por ejemplo, cómo se hacen las cosas, las dificultades y obstáculos que surgen en el proceso, la importancia social de los hitos, etc.

Actividad 4. Retroalimentar a partir de resultados

El proceso de monitoreo por parte de los actores dialogantes representa el mecanismo a través del cual se retroalimenta el proceso. Consiste básicamente en un ejercicio que busca corroborar permanentemente el cumplimiento o no de los acuerdos y sobre todo, del proceso surtido para lograrlo. En este sentido, se trata de avanzar en la consolidación de una cultura de aprendizaje colectivo orientada hacia el mejoramiento continuo. Los resultados de este ejercicio permitirán a la instancia de diálogo incorporar los ajustes requeridos para el logro de los objetivos, fortalecer aquello considerado como positivo y dejar a un lado las prácticas consideradas como poco efectivas o irrelevantes.

Actividad 5. Comunicar para la transparencia y la continuidad del diálogo

Llegados a este momento, la comunicación se constituye en un dinamizador del diálogo. La información garantiza que los actores se vean representados en los logros alcanzados y de esta manera se apropien de las dinámicas generadas. Los recursos comunicativos son una herramienta de gran utilidad para apoyar las acciones de monitoreo y seguimiento.